Sunday, June 15, 2008

CONTIENDA: POR EL APLAUSO

Se dice que el aplauso es el alimento del artista. En sentido literal puede no ser cierto: hay cuentas que pagar, comida, luz, teléfono... Pero hay algo real en esa afirmación: el aplauso de algún modo puede darle al creador un sentido de triunfo, de conexión con su público. Es el parámetro mediante el cual puede saberse qué tanto gustó el trabajo del artista... O al menos, debería.

Desde chicos nos enseñaron a aplaudir al final de la canción, de la obra de teatro, etc, etc. Por lo menos a mí me explicaron que si aplaudía significaba que me había gustado lo que vi o escuché. Pensado de ese modo me parece una gran idea. Sería de verdad importante poder tener ese derecho, expresar si me gustó o no y a través de algo tan sencillo, algo que hasta un mono puede hacer. Pero como dije, es un derecho y como tal, habría que hacerlo valer.

Pero aquí es donde empieza el problema. El aplauso fue devaluándose y enormemente: por costumbre o por "educación" aprendimos que debíamos aplaudir a TODO!!! Fuimos olvidando que nuestro aplauso era en realidad nuestra opinión haciéndose escuchar y lo empezamos a regalar a cualquiera, incluso aplaudiendo a cosas que no nos gustaban. Y como aplaudíamos tanto a lo que nos encantó como a lo que no, los creadores de lo que sí nos había gustado terminaban por no enterarse.

Yo lo he vivido desde el otro lado cuando presento mis películas en algún lugar y al final tengo que pararme al frente. Al recibir el aplauso, lo aprecio encabronadamente, muchísimo, mi corazón se ilumina. Pero una parte de mí no se engaña y no deja de pensar que por lo menos unos cuantos en la sala están aplaudiendo sólo por compromiso o por educación.
Si tan solo tuviera la certeza de que sólo me aplauden aquellos a quienes sí les gustó mi trabajo y de verdad les nace, entonces esos aplausos, aunque fueran sólo dos personas, tendrían un verdadero sentido.

Personalmente me parece lamentable que un mal trabajo reciba aplausos de un público descontento. Podría pensarse que es maleducado no aplaudir, pero personalmente creo que un aplauso no debe jamás darse si no viene del corazón. Un aplauso debería significar: "gracias por lo que me acabas de dar", no "aplaudo porque si no, la de al lado me ve raro". En nuestra sociedad, cualquier cosa, CUALQUIERA, recibe aplausos. Y eso es terrible.

Estuve en el Festival de Cine de Cannes y ahí pude verlo: había películas que al terminar la proyección, cuando el director y sus actores aparecían en el escenario, la multitud les daba un aplauso de cinco minutos. Y al día siguiente resultaba que la crítica hablaba pestes, los comentarios de pasillo la atacaban y que, en resumidas cuentas, no había gustado a nadie. Entonces me pregunto ¿Por qué cinco minutos de aplausos? ¿Como para qué? Porque también es cierto que puede no habernos enloquecido como para merecer un aplauso de pie de muchos minutos, pero quizá sí lo suficiente para unos 47 segundos de aplausos sentados en nuestro asiento. Claro, hay niveles, pero en principio la idea es la misma. Hay que poder hacer notar la intensidad de nuestros aplausos, más fuertes, más tibios, más fríos, o, por qué no, simplemente no aplaudir, si es el caso. Un educado y correcto silencio funciona bien.

Esta es una de mis contiendas. Si uno anda por la vida aplaudiendo a todo, su aplauso no podrá ser tomado en serio ya que, al final, aplaude a lo que sea.

Tengo la certeza de que mis aplausos son MUY valiosos, por eso, he tomado la decisión de aplaudir con muchísima fuerza, tanto como me sea posible si me gustó; aplaudir tibiamente si no me gustó tanto y, la más importante: NO APLAUDIR a menos que de verdad me haya gustado.

MI APLAUSO ES MUY VALIOSO Y NO CUALQUIERA PUEDE TENERLO. >:(

Los invito a que consideren esto y se unan a esta lucha por la revalorización del aplauso. APLAUDAN ÚNICAMENTE SI LES GUSTÓ.

3 comments:

estebanmj@hotmail.com said...

Estoy de acuedo.....
casi en todo ja ja ja valga la salvedad del comentario igual que la del aplauso, y yo en lo personal si soy bastante sincero en mi apaudir por la vida y si algo no me convence del todo hago valer mi derecho a no aplaudir o aplaudir con verdadero y notorio desgano¡¡¡¡¡
muy bien por la notita comentario o receta de cocina ¡¡¡
como le quiera usted llamar don chechín ¡¡
he ahí mi opinión
y como dice el maestro guillermo ríos ...
aplausos ¡¡¡

il Dragon said...

Realmente coincido, el aplauso es un reconocimiento totalmente devaluado, que se entrega más fácil que las despensas, lástima que no sepamos cuidar el aplauso.

La Shika Del Martillo said...

Años atrás te conocí a un chavo…y te perdí la pista muchos tiempo, y aunque eso paso…Siempre te recordaba… una vez me regaste un chocolate de Nestle con una frase que no esperaba… (No se si lo recuerde) “nunca está mas oscuro que cuando va amanecer”… la verdad no se cómo me viste en ese momento…pero me hizo sentir muy bien…sobre todo porque se abrió el portal de la amistad… y siempre sentí que podía confiar en tí,
Sin halagos ni hipocresías sin importar su belleza ni fealdad , me peso demasiado no verte más porque te extrañe mucho en esos momentos en que quería hablar con alguien y yo quería que fuera tú, pero donde te buscaba? No me atreví a ir a tu casa nunca…hasta que un día de suerte (así lo llamo yo) regresaste de nuevo… pero esta vez...me sorprendiste más y realmente me enorgulleces demasiado… no se si sea cursi pero así me paso...(Sonrisa)… la noticia era… que eres cineasta…wow..
Recibí una invitación para ver tu trabajo…no dude en ir…
Respecto al aplauso…soy muy sensible y chillona… cuando vi tu trabajo me encanto, cuando saliste y escuché los aplausos no sabia que hacer… algo de mi gritaba aplaaadeee..! Pero no lo pude hacer fácilmente… me dio pena… pensé que me vería ridícula… aplaudiendo ahí como chango copion… como todos…y yo no soy como todos, soy como yo, sentí algo extraño como si quisiera aplaudir por otra cosa no por los cortos, sentí hasta ganas de llorar, recuerdo que vi a las demás personas en la sala y algunas me miraron extraño, pero fue muy lindo ver tu rostro y tu sonrisa recibiendo los aplausos, la verdad cada día que pasa confió en tí y en lo que haces… y espero aplaudirte por dentro mucho tiempo más, porque lo que importa no es lo que ven las personas de fuera, sino lo que se siente por dentro porque queda un mejor recuerdo… el aplauso no necesariamente es expresión de educación ni de agrado, sino un movimiento corporal que viene desde el corazón, (imagínatelo) así que te mando demasiados..un montón y otro más… Saludos..