Friday, April 22, 2011

TRES SEMANAS SANTAS.

Mis finísimos lectores, los saludo con un gran gusto.

He estado reflexionando acerca de la semana santa y me parece que tiene grandes inconvenientes:

En dicha semana los destinos turísticos se súper atascan porque, claro, es la semana en la que la mayoría tiene vacaciones. No sé qué piensen ustedes pero esto a mí no me parece atractivo:


Las salidas de la ciudad (y entradas, al regreso) se vuelven toda una calamidad. Aunque eso sí, para aquellos que no viajan, la ciudad queda muy disfrutable durante algunos días.


Y en mi opinión, lo peor: las actividades se paralizan. Todo está cerrado, nadie está disponible. Incluso las transacciones bancarias se suspenden. Todo se apendeja. Hoy, por ejemplo, mis primeras cuatro opciones de comidas estaban cerradas por vacaciones. ¡Carajo! Sin mencionar que el trabajo que queda pendiente por hacerse sí tendrá que hacerse pero con lujo de acumulación.

Yo de verdad encuentro todo esto muy poco conveniente. Por eso estuve meditando y llegué a una conclusión: debería haber TRES SEMANAS SANTAS DISTRIBUIDAS A LO LARGO DEL AÑO. De esta forma, una tercera parte de los empleados se irían durante el primer periodo, dejando a dos terceras partes cubriendo sus actividades. Luego tocaría el turno a la segunda tanda y así sucesivamente. De esta forma las actividades no se paralizarían, todos los negocios funcionarían de manera regular y al volver, el trabajo no se habría acumulado a lo bestia porque teóricamente habría manos ocupándose de él. Y, por supuesto, otra gran ventaja: los destinos turísticos se llenarían más que en otros tiempos ciertamente, pero no se atascarían tan salvajemente y, por lo tanto, la subida de precio atribuida a la "temporada alta" no sería tan ruda ni abusiva.

Ya sé, no podría haber tres semanas santas porque en principio tiene un significado religioso. Pero ¡VAMOS! la mayoría de los vacacionistas ni siquiera recuerdan eso. A muchos ni les importa, así que qué más da. Hagamos tres semanas santas. A mí al menos me suena más "religioso" que sólo una.

Bueno, si yo tuviera la autoridad, sin duda estaría proponiéndolo. Es que me pongo a pensar y digo: "¡Verga, qué buenas ideas tengo a veces!".

Y mientras muchos de ustedes viajan con motivo de la vaca, yo estoy justamente echado como vaca viendo el tiempo pasar.

Chale, tengo tanto calor que hasta esas insufribles playas artificiales de la capirucha se me antojan para ir a chapotear. Pero como soy muy catrín, me aguanto. Sin contar la radiación solar en puntos críticos que, parece, llegó para quedarse.

¡Disfruten sus días libres, mis finísimos lectores! Y no se preocupen, la vida de proleta seguirá aquí a su regreso.

3 comments:

Anonymous said...

Lo que tu no ves es que hay personas que entre mas gente hay en al playa mas les gustan.

R.C.

El Astronauta said...

Sí, no había contemplado "ese" detallito, jajaja. Pero es una realidad.

Paty Ring said...

Yo queiero tres semanas santas pero todas juntas y todas para mí. Una ya no be basta.