Wednesday, March 09, 2011

POST 300 - CUBA

¡Mis finísimos lectores!

Qué gusto tan grande saludarlos nuevamente. Hace apenas unos pocos días regresé de La Habana, Cuba, en donde, como mencioné en mi post anterior, estuvimos filmando. Y, por supuesto, como es costumbre, les traigo el relato del viaje.

Por el tipo de trabajo que hago, he tenido la suerte de visitar muchos lugares y puedo asegurarles que Cuba es uno de los sitios más fascinantes que he conocido, no tanto porque la ciudad sea bella o tenga muchos atractivos, sino porque, más allá de su órden político, tiene una dinámica social sumamente peculiar: la forma de ser, pensar y actuar de su pueblo, desenmarcada parcialmente del capitalismo, tiene rasgos únicos.

Antes de ponerme serio, quiero compartirles algunas de las cosas más interesantes y divertidas que encontré:

Una de los hallazgos más divertidos, en el más puro y simplón humor puberto, es que el refresco de cola nacional se llama TuKola. Esto, desde luego, daba pie a situaciones sumamente simpáticas. Ejemplo: (al mesero) "Oye, quiero TuKola, por favor". Me costó un trabajo aguantarme la risa. Y es que a veces soy tan simplón.


Éste fue otro extraordinario hallazgo: el coche de la Barbie socialista.


A la vuelta de nuestro hotel había un bar llamado "La Zorra y el Cuervo".

Esto me hizo sonreír porque ése era uno de mis cómics favoritos cuando era niño. Me lo compraba mi papá en el puesto de periódicos y se trataba de un cuervo ultra gandalla que, valiéndose de un enorme baúl de disfraces para toda ocasión, timaba a su vecino, la Zorra, un tipo decente y tremendamente ingenuo.

Visitamos también el Cementerio Colón. Me gusta visitar cementerios de este tipo no sólo por las hermosas esculturas que pueden apreciarse, sino por las tremendas historias detrás de algunas de las tumbas.
Encontré algunas particularmente interesantes:

"La milagrosa". Se dice que esta mujer falleció mientras daba a luz, muriendo el bebé también. De acuerdo a la usanza de la época, se les enterró en una posición específica: el bebé acurrucado en los pies de la madre.
Tiempo después, por alguna razón debieron abrir la tumba y descubrieron a la mujer con el bebé ya no en sus pies, sino en sus brazos. Lo que se cuenta es que la mujer no estaba realmente muerta, pero por parecerlo y por la falta de procedimientos médicos para corroborarlo, fue sepultada viva y que, cuando despertó, lo único que pudo hacer fue esperar la muerte con el cadáver de su bebito en brazos. A partir de ese hallazgo, el viudo visitó cada día la tumba y mandó construir la efigie, daba tres golpes sobre la tumba y la rodeaba por detrás sin darle jamás la espalda. Con el tiempo, esto se volvió un una tradición entre las miles de personas que año con año la visitan para pedirle milagros; y todos repiten los pasos del viudo: la rodean, dándole siempre el frente. La cantidad de placas expuestas agradeciendo sus milagros es absolutamente abrumadora y las hay de todas partes del mundo.

Otra muy interesante es ésta, de una campeona de torneos de dominó que permaneció invicta durante tres años consecutivos y que la enorme impresión de perder una partida por una mínima mala decisión le provocó un letal infarto. O eso cuentan. Por eso su lápida es la ficha que la hubiera hecho ganar y en la parte de abajo puede verse el juego completo que perdió.


Ésta me dio una profunda ternura. Murió una anciana cuya única familia era su muy leal perro. Cuando la recogieron de su casa para llevarla a enterrar, el perro siguió la carroza y permaneció al lado del cuerpo de su ama en todo momento. Una vez que fue sepultada, el perro se colocó recostadito sobre la tumba y se rehusó a comer ni beber nada. Así estuvo hasta que finalmente murió también a los pies de su ama veinte días después. Claro, uno no sabe si la historia es verídica o una creación de marketing, pero de que el relato es bello, sin duda lo es.

En asuntos menos tristes, fuimos invitados a asistir a un concierto del celebérrimo Buena Vista Social Club en el museo del ron. Estuvo realmente fantástico, nos la pasamos muy, muy bien.

Como parte del show, había una pareja de mulatos que bailaban. Él muy carismático; ella, sin embargo, me pareció un poco alzada, todo el tiempo tuvo cara de harta, creo qeu no le caía bien su compañero. Todo el tiempo, su gesto parecía decir: "Estoy tan harta de este homosexual con el que me pagan pro bailar".

Al terminarl el show, algunas personas se acercaron a estos dos caballeros, integrantes del Buena Vista Social Club, para tomarse una foto con ellos. Por supuesto, yo quería mi foto con tan legendarias figuras. Antes de mí, pasaron dos chicas guapas y cuando me tocaba mi turno, el negrito de la derecha me vio y exclamó: "No, tú no. Estás muy GOLDO". .......Goldo... Goldo... GRRR.. Casi le arranco la cabeza al infeliz. Aun así, supe dibujar una sonrisa en mi rostro, aunque en el fondo todo era cólera y rencor.


Esta bonita foto me la tomó mi amigo Yannick y me gusta mucho. No decido si es más como el Che o como La Doña. Mhuajajaja.

Encontré que en Cuba venden unas paletas que, por su nombre, casi parece que me están llamando: 'Bombón Tovar'... Bueno, 'Tovak', pero, como siempre en el mundo, un simple rayón puede hacer la diferencia. Y lo de bombón, bueno, eso ni se discute.


Hablando de alimentos, regresé preocupado por mi nivel de colesterol: resulta que allá la langosta es muy común y sumamente barata. Por cinco o seis dólares podía comer un plato de deliciosísima langosta. Hubo un día en que desayuné, comí y cené langosta. Soy un tipo ligeramente excesivo. :(

Ahora bien, me parece importante por un momento ponerme serio para compartirles lo siguiente: a mí me gusta mucho cuando viajo platicar con las personas, de todos tipos, edades y profesiones. Me parece que eso, como ninguna guía, puede dar una idea de la realidad de un país. Esto es algo de lo que aprendí: para empezar, hay que recordar que Cuba es un país que ha sido controlado por potencias como España o Estados Unidos. Su pueblo criollo ha desarrollado desde hace mucho la costumbre de intentar agradar a los extranjeros, de obtener de ellos privilegios a partir de una actitud generosa y complaciente.
Hoy, Cuba es una república independiente pero su situación económica los hace estar, nuevamente, a merced de otros. Por supuesto, no pretendo que éste sea un texto que analice a profundidad la economía del país, pero sí puedo darles una idea general de lo que vi: Cuba es un país con régimen socialista; el planteamiento del gobierno es que a sus ciudadanos no les faltará ninguno de los servicios básicos y que evitará la desigualdad social manteniendo los salarios dentro de un rango bastante limitado. Esto puede sonar no tan mal en la teoría, sin embargo, en la práctica y el día a día de la realidad cubana ha resultado un gran desastre. ¿Por qué? Bueno, para empezar, en Cuba hay dos divisas: los pesos cubanos y los CUC (pesos cubanos convertibles). Los CUC es la moneda para los extranjeros. Un CUC vale más o menos lo mismo que un dolar. Y cada CUC equivale a 25 pesos cubanos. A los cubanos se les paga en pesos cubanos; sin embargo, prácticamente todo se les vende en CUC, lo que los pone en una situación de desventaja terrible. Vamos a ver: los sueldos de un cubano promedio van de los 15 a los 40 dólares ¡¡AL MES!! Si para crear un balance entre ingresos y costos todo allá fuera muy barato, tendría sentido, pero no. Comprar productos en Cuba con CUC es tan caro como comprarlos en cualquier país capitalista. Por ejemplo: si un cubano quiere comprar unos jeans de 40 dólares, estaría gastando su salario de todo el mes en ellos. Un cubano que gane 20 dólares al mes va a encontrar muy difícil comprar un helado (3 CUC), o una cerveza (1.50 CUC). Es por eso que a los turistas se nos encuentra muy lucrativos: para nosotros, desprendernos de 5 o 10 dólares no es tan difícil, pero para un cubano eso es mucho dinero. Y es por eso que los trabajos relacionados con el turismo (hotelería, taxis, guías, etc.) tienen un margen de ventaja muy amplio: ellos reciben propinas y cobran precios mucho más altos, equiparables a los del extranjero. En Cuba un taxista puede ganar muchísimo más que un médico con tres especialidades por el solo hecho de que este último no tiene trato con turistas. Muchos, por ello, se cambian de profesión.
Sí, hay una situación de enorme pobreza. En la tradicional heladería Coppelia, por ejemplo, hay dos filas: una para pagar en pesos cubanos y otra para pagar en CUC. Si se paga en pesos cubanos, el precio será accesible para el cubano común, pero no tendrá la misma calidad y se debe, además, hacer una fila de hasta 3 horas para poderlo comprar. Para quienes pagan en CUC no hay fila. Esta heladería es especialmente famosa a nivel internacional por ser uno de los sitios clave de la película nominada al Oscar, "Fresa y chocolate".

Los cubanos aprecian mucho una propina, un regalo que puede ser un pantalón usado, o bien, una pasta de dientes, un paquete de pilas o un rastrillo. Todo eso les cuesta mucho dinero. Es realmente muy triste, pero es una situación real. Muchos se encuentran optimistas y creen que la situación está muy próxima a cambiar; otros en cambio sólo desean irse de la isla, en la que están, de algún modo, presos, ya que no pueden salir a menos que alguien del extranjero le haga la invitación formal y se responsabilice de sus gastos. Fueron no pocos los cubanos que se me acercaron y tratraron de caerme bien en intentos francamente desesperados esperando obtener algún regalo, una propina, o en el mejor de los casos, un amigo extranjero dispuesto a sacarlos.
Conocí muchos cubanos que ya tenían algún "amigo" en México que les había prometido sacarlos y que pasan los días en la isla solamente esperando que llegue el día. Una parte de mí realmente duda que eso vaya a suceder en la mayoría de los casos. Qué duro. Difícil quedarse, difícil irse.
Pregunté a dos amigos cubanos "¿Ustedes han salido de la isla?". Uno respondió: "Ni en sueños". El otro dijo: "Pues yo en sueños sí, cada noche".

A pesar de todo esto, la ciudad es bastante segura. Hay delincuencia, como en todos lados, pero dos factores hacen que no sea tan peligroso andar por ahí en la calle: 1) toda la ciudad de La Habana está sumamente vigilada, hay patrullas y policías por todas partes; también hay cámaras de vigilancia en cada esquina. 2) La pena por asalto y robo ha ascendido a más de 20 años de prisión. Sin embargo, el penúltimo día tuvo lugar un incidente: íbamos por la noche mis queridos Marco, Edgar y yo caminando de regreso hacia nuestro hotel. Caminábamos por una calle con bastante gente y bastante iluminada. De pronto, un grupo de tres chavos negros llenos de cadenas doradas se nos acercó. El tipo del centro se me acercó demasiado y sacó un cuchillo al tiempo que susurró algo que, por su acento, no logré comprender. Miré el cuchillo, luego lo miré a él y con enorme tarnquilidad le pregunté de buena manera: "¿Qué dijiste? No te entendí". Me miró con odio, guardó su cuchillo y se alejó con sus amigos. Mi amigo Marco estaba paralizado y no entendía cómo podía yo haber permanecido tan tranquilo. Yo le respondí que quizá se debía a que, por un momento, me pareció una broma, y que por alguna razón tenía la impresión de que era un cuchillo plástico de juguete.

Pocos minutos después me agarró un ataque de risa que se prolongó por horas: NO PODÍA DEJAR DE TARAREAR LA CANCIÓN -CLÁSICO DE YOUTUBE- DE YASURI YAMILETH.... Sí, por aquello de que "me sacaron la gillette".



Y, claro, comencé este relato diciendo que fuimos para filmar. Realizamos un cortometraje que lleva por título "Papi Florida" y es un relato muy emotivo. Espero que muy pronto tengan la oportunidad de verlo porque, modestia aparte, quedó poca madre. Aquí les comparto una foto tomada de la película:

En la imagen se aprecia al actor cubano Osmani Reyes, un tipo que, además de ser un extraordinario intérprete resultó ser una gran persona y se volvió un gran amigo que nos mostró y contó muchas cosas de Cuba. Me enseñó dos de las mejores palabras que he aprendido en los últimos tiempos:

BAJITUD: se refiere a la bajeza, a lo más piojo, a lo más chafa y pinche. Me encanta. Ejemplo: "En esa esquina sólo se reúne la bajitud". Se usa también en círculos de arte, es decir, hay los artistas de buen nivel, cultos y talentosos y existe también la bajitud.

FELICIANO: se refiere a una persona chévere, que vive contento, que no se complica, que es feliz y se relaja. Alguien que anda por ahí siempre con una sonrisa y una buena actitud. Creo que yo soy un feliciano... a veces.

Y finalmente, aprendí una frase muy comunmente usada en Cuba: "Se tomó la Coca-Cola del olvido", que significa, simple y sencillamente, que alguien olvidó a alguien o algo para siempre.

Yo, por ejemplo, amé Cuba con todo el corazón y no hay Coca-Cola del olvido suficiente que me pueda borrar del corazón esta isla, donde fui tan feliz.

Muchos besos, mis finísimos Y FELICIANOS lectores.

¡¡ FELICES 300 PRIMEROS POSTS DE SU BIEN AMADO BLOG, ELASTRONAUTA.NET! !

8 comments:

togno said...

Si, es lo que me han contado de Cuba. Pero nada como ser narrado por el astronauta jeje.

Un saludote, como siempre, excelente post ;)

lheito said...

quiero una... TU KOLA!!!

El Astronauta said...

Muchas gracias, mi querido Togno! =) Me pone de buenas que te guste, jeje.

El Astronauta said...

Querido Lheito... TE VA A SALIR CARÍSIMO. Muuuuchos CUC, jajajajjaa.
Ya estás en Perú?

Anonymous said...

Bombón tovar, yo también leia la zorra y el cuervo. Las tengo todavia por ahi guardadas.

R.C.

Corina Rojas Caudillo said...

Que relatooo!! No puedo creer lo del tipo de la navaja, no cabe duda que eres un tipo con suerte!! Abrazos!!

Eduardo said...

Interesante tu post.
Me recordó mis vivencias en La Habana allá por Octubre del 2005 cuando me tocó ir a mi en una visita escolar guiada por un maestro cubano residente en Monterrey.

Ah... ¡qué bonito y qué triste es Cuba!

hocecarp said...

Great site, very impressive.

online pharmacy